Princes in the tower

El segundo día empieza pronto. Concretamente, a las 6:15 de la mañana. Me han despertado los ruidos de los coches, que se escuchan como si estuvieran corriendo un rally en medio de la habitación. Ojeo la historia del London Eye y el resto de monumentos que vimos ayer hasta que Jesús despierta un poco más tarde.

Captura

Desayunamos en un bar de barrio una tostada con un huevo y un café con leche y nos dirigimos hacia Hyde Park.

Hyde Park es un parque gigantesco, e imagino que tiene varias entradas. Nosotros escogimos (o más bien nos dimos de bruces con) la  que está enfrente de la parada de metro Hyde Park Corner. Concretamente, este fue nuestro recorrido:

Captura

Nada más entrar en el parque, seguimos un recorrido que formaba parte del Diana Princess of Wales Memorial Walk, un recorrido que se supone que sigue los pasos de Diana de Gales, para aquellos que os guste. En concreto en el Hyde Park, este recorrido te lleva hasta el Kensington Palace, una de las residencias de la familia real. Por el camino, nos encontramos con un par de fuentes y finalmente llegamos al lago central, también conocido como The Serpentine.

Como se nos acaba el tiempo ya que a las 11 empieza el cambio de guardia en el Buckingham Palace, rodeamos The Serpentine y aprovechamos un puente a lo lejos que la cruza para dar media vuelta.

IMG_1992

The Serpentine alberga varios tipos de aves

Nos despedimos del Hyde Park, no sintiéndonos tampoco del todo impresionados por su belleza, y deshacemos el camino que hemos hecho hasta llegar a las puertas del parque llamadas Queen Elizabeth’s Gates. En frente, atravesando el Arco de Wellington, seguimos el camino llamado Constitution Hill que da a parar justo a nuestro destino. Y ahí, donde ya empieza a acumularse la gente, esperamos hasta que llegue el cambio de guardia.

IMG_2012

Si queréis verlo en primera fila, deberéis llegar mínimo media hora antes

Desde luego, el cambio de guardia causa furor entre los turistas. Nos amontonamos en las verjas con cámara en mano. Un policía pasará por vuestro lado cuando el espectáculo esté apunto de comenzar para deciros que hay mucho carterista suelto por ahí, así que ojito.

Tras aproximadamente 15 minutos de guardias yendo de aquí para allá, me canso y le pido a Jesús que pasemos a la siguiente destinación: St. Paul’s Cathedral. Atravesamos St. James’ Park y nos metemos en el metro hacia la parada Mansion House.

IMG_2018.jpg

La catedral anglicana se vio gravemente afectada durante la Segunda Guerra Mundial

La catedral es enorme por dentro. En ella se celebraron los funerales de Winston Churchill y Margaret Tatcher y en sus catacumbas están los restos del Capitán Nelson, el hombre que derrotó a Napoleón en la Batalla de Trafalgar.

Tras dar una vuelta por la catedral, salimos y nos dirigimos hacia el London Tower, una fortaleza utilizado a lo largo de los años por múltiples reyes, y con muchas leyendas a su alrededor.

img_2028.jpg

London Tower desentona entre sus edificios vecinos

En especial, una de las leyendas atrae particularmente mi atención, la de los Príncipes de la torre. Os recomiendo que le echéis un vistazo porque esta torre está llena de historias truculentas como esta.

La expresión Príncipes de la torre, hace referencia a los hijos 
del rey Enrique IV, que fueron secuestrados disimuladamente por su tío
cuando su padre murió y encerrados en la torre. Se declaró que los niños
eran bastardos y se prohibió a cualquiera visitarlos, incluso a su madre.
Nadie volvió a saber de ellos y su tío, Ricardo III se convirtió en rey
de Inglaterra.  

Casi 200 años después, en unos trabajos de remodelación, se encontró bajo
una escalera un cofre con dos cadáveres de dos niños dentro. Aún a día de
hoy no se ha podido demostrar su procedencia.
IMG_2033.jpg

Por dentro parece un pueblecito

Desde la misma London Tower podemos ver nuestro próximo destino: Tower Bridge.

IMG_2039.jpg

Mi atracción favorita del viaje, el Tower Bridge

Esta ha sido definitivamente mi atracción favorita. El exterior es impactante, y si pagáis las 9 libras que vale subir a las pasarelas superiores, es una experiencia divertida. Las pasarelas cuentan con una zona de exposición sobre la historia del puente y también con una zona con suelo de cristal donde te puedes echar unas fotos chulas. Tampoco es excesivamente caro para ser Londres. Si en cambio tenéis la London Pass os recomiendo encarecidamente que subáis, sin duda alguna.

Por la tarde, toca ir a tomar un té con pastas y esta noche toca ir a China town a cenar. Antes de ir a China Town a cenar buena comida asiática, hacemos una pequeña parada en Harrods, unos grandes almacenes pensados para bolsillos abultados. Como no es nuestro caso, lo pasamos rápido, ya que parece ser un Corte Inglés pero aún más fuera de nuestro alcance. Es curiosa la planta baja donde está la zona de comida.

Finalmente vamos hasta la parada de metro de Picadilly y andamos hasta China town.

IMG_1983.jpg

Un China Town con mucho ambiente

Si os gusta la comida asiática este es vuestro paraíso, os lo aseguro. Cocinas china, japonesa, coreana, tailandesa, vietnamita e indonesia entre otras confluyen en este singular barrio.

Finalmente nos decidimos por un indonesio, Nusa Dua London.

Quedamos contentos con la cena, una sopa típica y pollo. Muy bueno y no especialmente caro, la verdad muy recomendable.

Agotados, nos retiramos por hoy. ¡Nos vemos mañana!

Anuncios