Primera noche toledana

Habéis leído bien, pajarillos. Esta noche aterrizaremos en Toledo. Por llamarlo de alguna manera, ya que vamos en bus.

Pero no adelantemos acontecimientos ya que esta mañana aún nos hemos despertado en Alcalá. Rodeados de un poderoso olor a pescado, para ser justos. Al menos a mi olfato le recuerda al pescado. Ayer hacía mucho calor así que dormimos con una ventana abierta. Un fuerte olor me ha despertado incluso a media noche. La verdad es que lo único que me ha venido a la mente es que se trataba de un olor a pescado. Pero probablemente fuera olor a cloaca o algo así. Al salir de la habitación del hotel descubro que no es un fenómeno único en nuestra habitación sino que este olor impregna todo el hotel.

Captura

Hoy estamos hasta el mediodía en Alcalá y la verdad es que es hoy cuando realmente tenemos intención de descubrir la ciudad. Hoy entraremos en detalle sobre la historia de la ciudad, y eso es algo que me encanta y que me hace mucha ilusión.

IMG_2153.jpg

La calle Mayor es mi lugar favorito de Alcalá por el momento

La primera parada de nuestro recorrido de hoy es la Casa-Museo de Cervantes. Para llegar hasta ella desde el hotel, debemos atravesar la calle Mayor. Como veis en la foto anterior, esta calle está formada por casitas bajas que básicamente son en su mayoría negocios. También tiene detalles muy currados y bonitos.

IMG_2155-COLLAGE.jpg

Ahí va un collage de los detalles que más me gustaron

Tras no mucho andar, y sí mucho enamorarme más de esta calle, llegamos en frente de la Casa de Cervantes. Justo en frente, podéis haceros una foto con una divertida estatua que representa a Don Quijote y Sancho Panza, los personajes más emblemáticos creados por este gran escritor.

Os recomiendo encarecidamente que visitéis este museo. No es un museo propiamente dicho, pero es una muy buena muestra de cómo era la vida en la época de el célebre autor.

IMG_2160.jpg

Recrean las estancias para mostrar cómo era la vida en la época

El museo me parece muy interesante, y acompañado de la aplicación con la guía de Alcalá, es una experiencia muy gratificante.

Cuando salimos del museo, deshacemos nuestros pasos para dirigirnos a la plaza de los Santos Niños, donde ya estuvimos ayer y donde se encuentra la Catedral. Hoy tenemos intención de verla por dentro.

Visitarla es muy barato pero debo decir que, en mi opinión, no valió demasiado la pena. Sí que nos pareció curioso que aquí dentro se encuentra el sepulcro de Carillo, arzobispo de Toledo en la época de Isabel la Católica.

La siguiente parada es visitar la antigua Universidad Complutense, que estaba situada aquí, en Alcalá. La visita a la universidad es guiada, y también incluye un pequeño palacete algo más lejos.

IMG_2173.jpg

Fachada principal de la universidad

La verdad es que la visita guiada está muy bien explicada y es curioso conocer la historia de esta universidad tan importante.

Finalmente, antes de partir visitamos un palacete que se nos permite visitar con la misma entrada que la de la Universidad. Concretamente es el Palacete Laredo, y pese a que tiene alguna que otra habitación curiosa, si vais con el tiempo justo os permito que os lo saltéis.

IMG_2177.jpg

Techo del palacete, es una representación del firmamento

Ahora sí, paramos para comer y nos despedimos de esta ciudad tan encantadora para ir a otra también muy encantadora. Toledo. En Toledo pasaremos 3 días y medio más. Nos vamos con una guía de bolsillo para empaparnos de toda la historia de la ciudad mientras la visitamos, y con mucha ilusión.

Para llegar a Toledo, cogemos un tren de cercanías que nos lleva desde Alcalá hasta Madrid-Atocha. En Madrid viajamos en metro hasta la estación de autobuses de Plaza Elíptica y ahí hay unos carteles que señalizan bastante bien la vía que lleva hasta Toledo. Por lo visto es una vía bastante popular. De hecho, el autobús está hasta los topes, y pasan cada 15 minutos.

El trayecto a Toledo es directo así que aproximadamente en una hora nos plantamos en sus puertas. Estamos agotados, pero también muy emocionados.

Nuestro hostal se llama Hostal Infantes y la verdad es que está en una ubicación privilegiada, a dos minutos andando de la Catedral. Además está regentado por una señora mayor muy amable que me da mucha ternura porque me recuerda a mi abuela. El hostal por dentro es hermoso, tiene un patio interior precioso y la verdad es que la habitación es pequeña pero acogedora.

Tras dejar nuestros bártulos en el hotel, y tener una animada charla con la propietaria que, repito, es un amor de señora, decidimos ir hacia lo que nosotros consideramos que es el “centro” de Toledo, al menos para tener un punto de partida: la plaza de Zocodover.

IMG_2178.jpg

Como veis, no nos hace muy buen día

En esta plaza avisto algo que a mi me encanta. En Toledo, hay un trenecito turístico. Es justo lo que necesito para hacerme una primera impresión de la ciudad sin cansarme demasiado, ya que ya es tarde.

En concreto, el trenecito que contratamos se llama Toledo Trainvision, y la verdad es que mostrarte mucho del casco histórico no te muestra, para que nos vamos a engañar. Pero sí que nos permite tomar unas fotos preciosas del conjunto de la ciudad de Toledo, que para mí, hacen que la experiencia merezca la pena.

IMG_20180406_202256.jpg

Fotos como esta

Cuando el trenecito nos deja en el centro de nuevo estamos demasiado cansados para hacer ningún otro plan, así que cenamos pinxos en una cadena de restaurantes llamada Lizarrán, que no es típico de aquí, pero no está mal.

Mañana será el primer día para investigar Toledo bien investigado y la verdad es que no puedo esperar más. Pero primero, hay que dormir.

¡Hasta mañana!

Anuncios