Hasta la próxima noche toledana

Nos levantamos pronto para hacer nuestro segundo tour del viaje. Esta vez es uno de esos tours gratuitos que ofrecen en tantas ciudades. Lo contratas, y al final del tour pagas la voluntad. En nuestro caso, decidimos repetir con Cuéntame Toledo.

dia4.JPG

Este día será corto. Y no me voy a ir de Toledo tranquila. Siento que he visto todo lo importante, todo aquello que los libros recomiendan. Pero en el caso de Toledo, quiero verlo todo. Absolutamente. ¿Es mucho pedir?

Es por eso que nos encontramos en la plaza Zocodover, esperando a que se reúna el grupo para empezar nuestro último recorrido por la bella ciudad de Toledo.

Al ser el tour gratuito, la experiencia no tiene nada que ver con la que experimentamos ayer por la noche. En estos tours se visitan los lugares más relevantes de las ciudades. No por ello es menos enriquecedor, paseamos por la plaza de Zocodover donde nos presentan el Arco de la Sangre.

Zocodover

Ahí lo veis, bajo el reloj

Debe su nombre al Cristo de la Sangre que lo guarda. Es curioso que hayamos pasado tantas veces por delante y no se nos haya ocurrido preguntarnos si dicho arco tenía un nombre, o un sentido, o varios siglos de historia. Cosas del turista, imagino.

Es interesante de nuevo, que pese a ya conocer la historia de Toledo, aún nos sorprendan con detalles desconocidos, como la explicación de la expresión Pasar una noche toledana. Que, por otro lado, yo nunca he usado ni escuchado en mi vida. Aparentemente, significa haber pasado muy mala noche, y tiene su particular origen:

Hubo una época, como bien es sabido, en que Toledo era una ciudad musulmana. Concretamente, estuvo gobernada por un tal Yusuf ben Alruf. Este gobernante era cruel y despótico, y eso provocó una gran revuelta donde Yusuf fue asesinado. El pueblo se regocijó en su victoria, pero lo que no se esperaban es que el sustituto de Yusuf fuera su propio padre. Obviamente las gentes se aterrorizaron, el padre de Yusuf venía a por venganza.

Pero no fue así. Yusuf al Ruf, el nuevo gobernante, fue justo, bueno, y compasivo con aquellos que habían asesinado a su hijo. Por fin Toledo podía respirar tranquila.

Una noche, Yusuf decidió organizar un banquete para toda la nobleza toledana. Todo estaba preparado para una gran fiesta. Sin embargo, a medida que los invitados iban entrando por la puerta, la guardia de Yusuf se encargó de ir decapitándolos hasta que ninguno quedó en pie. Las cabezas de los nobles fueron colgadas en picas alrededor como lección al pueblo toledano.

Como ya hice ayer, os recomiendo encarecidamente que hagáis este tour, pero al principio del viaje, no como yo.

No nos queda mucho tiempo en esta ciudad, y realmente nos queda únicamente una parada por hacer, el Hospital de Tavera. Lo hemos dejado para el final porque está algo alejado del centro. A unos 20 minutos andando. Nos hemos acostumbrado demasiado bien estos días.

Pero antes, haremos una parada en la estación de tren de Toledo. No tiene un largo recorrido histórico pero intenta parecer una antigua mezquita. Es curiosa de ver, y si ya estáis por las afueras de Toledo, os recomiendo parar a verla.

IMG_2268.jpg

Juzgad vosotros mismos

Ahora sí, vamos a nuestra última destinación.

Al llegar no nos encontramos prácticamente a nadie, de hecho, el tour consta de nosotros y 5 personas más. En su interior habita una pequeña exposición que hoy pertenece a la Fundación Medinaceli. Es pequeño pero acogedor, y alberga algunos tesoros que vale la pena visitar. Además también te explican un poco cómo era la medicina antiguamente.

Salimos y ambos sentimos que es hora de despedirnos de esta ciudad. Eso sí, pensamos despedirnos por todo lo alto.  Deshacemos nuestros pasos hacia el arco de sangre, cruzándolo. Saludamos a la estatua de Cervantes que aguarda al otro lado, y giramos a la izquierda. Nuestro destino: El Trébol.

Es un poco caro, pero la comida está buena y si decidís ir os encontraréis una pequeña sorpresa en su interior.

IMG_20180409_151806.jpg

La comida estaba muy muy buena

Cuando nuestro estómago está lleno salimos y volvemos al Hostal Infantes, donde han sido tan amables de guardarnos el equipaje. Deberemos coger un autobús hasta Madrid y desde ahí el vuelo hacia Barcelona, como hicimos al llegar.

Sé que es complicado repetir destinos durante las vacaciones ya que aún quedan muchos lugares por ver, pero te prometo Toledo, que tu y yo volveremos a vernos.

Hasta la vista.