Guiness Lake, el lago de cerveza

Ahora que he conseguido captar vuestra atención con mi título engañoso os diré que por fin ha llegado Irlanda a Migratory Animal y estoy muy ilusionada. Es un viaje que hice en Octubre del 2017 y diría que es uno de mis viajes favoritos hasta el momento.

Espero que a vosotros también os resulte tan emocionante como me pareció a mí.

 

Día 1

guinesslake

 

Imagino que no eres un buen viajero si no has tenido una cancelación de un vuelo alguna vez en tu vida. O eso me digo para retener mi instinto asesino hacia las huelgas de controladores franceses.

En este caso, la cancelación implicó que unos amigos nos llevaran en coche de prisa y corriendo hacia el aeropuerto de Reus, coger un vuelo que nos dejaría en un aeropuerto alejado de Londres, confiar en un conductor de autobús desconocido para que nos llevara en su coche hacia otro aeropuerto londinense y finalmente aterrizar en Dublín sin haber dormido ni una hora. Pero como bien dice La historia interminable: Esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

De hecho, creo que una foto vale más que mil palabras:

IMG_20171010_032346

Cansados pero agradecidos de estar vivos

Pero todos los males se nos pasan cuando tocamos suelo irlandés. La emoción sustituye nuestro cansancio y eso que aún nos quedan unas cuantas horas por delante hasta llegar a la cama. La siesta está descartada.

Recogemos nuestro coche de alquiler en el aeropuerto y nos dirigimos hacia nuestra primera parada: el Guiness Lake. Está a una hora más o menos de distancia del aeropuerto de Dublín y en el mapa aparece como Lough Tay. Popularmente, sin embargo, se le llama Guiness Lake porque se supone que la combinación de agua oscura y arena blanca hace que parezca una Guiness.

Al fin llegamos donde el mapa nos indica, pero no veo ningún lago en las cercanías, pese a que el mapa me indica que se encuentra cerca. Todo parece ser montaña, aunque no nos quejamos.

IMG_1230

Nunca había visto tanto verde junto

De acuerdo con el mapa, tiene sentido que este sendero nos lleve hasta el lago, pues en principio está justo detrás. Así que como es lógico decidimos seguirlo y a ver donde nos lleva.

Por el camino no paramos de asombrarnos, el paisaje es perfecto, la temperatura es buena (cabe decir que yo llevo un abrigo de esquimal) y siempre es agradable dar un paseo por el campo.

IMG_1262

Típica escena introductoria de las películas de sobremesa

El sendero parece alejarse del lago, pero no nos preocupa pues creemos que tarde o temprano llegará a él. Además, nos está llevando por unos escenarios preciosos que, para mí, aunque no llegáramos a ver el lago ya serían suficiente.

No sé cómo seréis vosotros pero yo soy una chica educada de ciudad y cuando veo una verja entiendo que no puedo seguir hacia adelante. Pero mi chico es un chico de pueblo, y para él el campo es de todos y no hay verja en el mundo que pueda impedírtelo, así que…

IMG_1314

Delincuente campestre

Pese a que cruzo la verja, no me quedo tranquila. Todo esto es muy extraño. ¿En serio te dejan caminar libremente por un campo que parece privado (pues hay unas cuantas ovejas por ahí pastando) sin ningún sendero, donde puedes perderte y morir sin ser visto nunca jamás? Además, ese Guiness lake dónde está, porque este camino nos aleja bastante de donde se supone que debería estar. Que no, que no, nos volvemos.

IMG_1312

Vosotras ni una palabra de todo esto, capisci?

Rehacemos el camino decepcionados pues asimilamos que no hay ningún sendero para llegar hasta el Guiness Lake. Además se está haciendo tarde y hay que volver a una hora razonable para recoger las llaves del apartamento donde nos vamos a quedar.

Decepcionados, rehacemos nuestro camino hacia el coche.

IMG_1307

Volvemos para arriba

Volvemos haciendo el tonto, gritando y diciendo tonterías y de repente callamos. Se escuchan voces. Los vemos desde lejos, parecen ser senderistas que han venido también a dar una vuelta por aquí. Como ya parecen habituados al entorno, Jesús les pregunta si se puede cruzar la verja del final del camino.

Para mi sorpresa dicen que sí, que no hay ningún problema y que de hecho al otro lado de esa verja hay un lago precioso y unos senderos impresionantes. Claro, imaginaos la cara que se me queda.

Ya no tengo credibilidad para rechazar ninguna de las ideas alocadas de Jesús así que me veo obligada a seguirlo (aunque a regañadientes) cuando propone que, para ver el Guiness Lake, cortemos campo a través.

IMG_1323

No lo sigo dando saltos de alegría precisamente

Debo avisar que este camino es cansado, ya que no es camino directamente. Además acabas lleno de barro hasta los tobillos.

A medio camino me rindo. Jesús, sigue sin mí, ya no puedo más. Pero Jesús, que es un hombre infatigable, se adelanta y vuelve habiendo descubierto la tierra prometida. Hace que me levante y le siga hacia nuestro destino.

Ahí está, el ansiado Guiness Lake.

IMG_1334

He aquí el dichoso lago

Agotados y sucios reunimos fuerzas para rehacer el camino de subida hasta el coche e ir hacia Dublín.

Mañana nos espera otro día intenso ya que iremos a los Acantilados de Moher.

Espero veros allí.

¡Hasta mañana!