Fin del viaje a Escocia

Hoy es el último día de nuestro gran viaje por tierras escocesas. Ayer por la noche lo planificamos todo en el albergue, que por cierto, ha sido el mejor albergue de nuestro viaje. Y, de hecho, cuando nos vamos, se escuchan voces de lamento tipo : “Podríamos haber estado más días aquí”. Y es que es verdad, yo también lo pienso.

Por favor, echadle un vistazo y tenedlo en cuenta si os vais a pasar por la isla de Skye.

Pero como os decía, ayer Jesús y Rocío, una de sus hermanas, planificaron toda la vuelta teniendo en cuenta todos los horarios. Así que hoy salimos tranquilos del albergue, pues en principio lo tenemos todo pensado.  Empieza el recorrido en coche hacia Glasgow, de donde debemos coger el avión. A los pocos minutos de conducción (comparado con el total del trayecto que será aproximadamente de 5 horas), nos encontramos con una maravilla. 

Un precioso castillo típico de las fotos de Escocia

No era nuestra intención parar aquí, pero al verlo tan espectacular en nuestro camino nos hemos visto obligados a hacerlo. Empezamos a rodearlo maravillados e incluso nos sentimos tentados de acercarnos al puente y verlo más de cerca pero para nuestro descontento, el castillo es de propiedad privada y se cobra entrada, incluso para acercarse a él.

Como no tenemos tiempo de visitarlo, decidimos no pagar y despedirnos aquí. Pero os dejo el nombre y un enlace a la página web del castillo por si vosotros queréis visitarlo por mí: Eilean Donan. Un dato de interés es que en su página web tienen una Web Cam desde donde puedes ver el castillo en directo. 

¡Seguimos nuestro trayecto! Bajamos hasta Fort William, donde yo los estoy llevando por una razón muy friki: El viaducto de la película Harry Potter y la Cámara Secreta, que se encuentra aquí. Si me está leyendo algún friki de Harry Potter decirle dos cosas: 

  1. Ponte en contacto conmigo, envíame un privado en mi instagram. No hay nada que me guste más que una buena conversación sobre Harry Potter. Te dejo mi instagram a continuación. Instagram.
  2. ¿Recuerdas la escena en la que Harry y Ron están sobrevolando el tren de Hogwarts en la segunda película con el Ford Anglia del padre de Ron? Bien, pues el viaducto por donde pasa el tren se encuentra aquí. 
En Fort William, concretamente

Cuando llegamos a el viaducto, lo primero que se nos pasa por la cabeza, me sabe mal decirlo, es una gran decepción. Sobretodo para mí, que me esperaba algo mucho más impresionante. No sé porqué pero lo recordaba mucho más grande e impactante de la película. Aquí lo veo pequeño, y comparado con el resto de paisajes que hemos visto en nuestro viaje, no nos resulta tan impresionante. 

Nos vamos y seguimos bajando hacia Glasgow. De camino cruzamos un parque natural, que sinceramente no es nada comparado con lo que hemos visto en la isla de Skye, pero sí que nos deja algunas fotos impresionantes.

Las nubes en las montañas son mi debilidad

Nuestra última parada es en medio del parque natural, cuando nos encontramos en la playa de un enorme lago. Aquí es donde nos damos cuenta de que no tenemos tanto tiempo como creíamos. 

¡Prisas! ¡Corre! Llegamos a Glasgow y dejamos el coche de prisa y corriendo pero el tiempo se nos echa encima. No sabemos qué hemos hecho mal pero Jesús, yo y Rocío no llegamos al tren. Y hemos enviado medio grupo a la estación. Entramos en pánico y cogemos un Uber directamente al aeropuerto por menos de 50 euros. 

El problema es que el grupo que nos espera en la estación también ha entrado en pánico y no han cogido el tren. Así que les decimos que cojan un taxi cualquiera que les cobra nada más y nada menos que 90€ para llegar al aeropuerto. 

Este ha sido el viaje en el que hemos estado más cerca de perder el vuelo. Montamos un espectáculo en el control de seguridad pero conseguimos llegar al embarque por los pelos. 

Más relajados en el avión comentamos el viaje y todos parecemos estar de acuerdo en que, pese a todo, Escocia ha merecido mucho la pena. 

Anuncios